Derecho Civil

El Derecho Civil es la base fundamental de cualquier sistema jurídico. Es el conjunto de normas jurídicas y principios del derecho que regulan las relaciones más generales y cotidianas de la vida de las personas, y de estas con determinados bienes. El Derecho Civil abarca prácticamente todas las facetas de la vida de una persona, por lo que su contenido es muy extenso.

Al ser el derecho civil una de nuestras áreas de especialidad siempre podremos plantearle la acción correcta a seguir dentro del procedimiento oportuno. Llevamos todo tipo de procedimientos civiles ante juzgados y tribunales de lo civil. Algunas cuestiones que más nos consultan y demandan son las siguientes:

-CLÁUSULA SUELO. Estudiaremos su caso a fin de determinar si tiene derecho a la nulidad de la cláusula suelo por parte de la entidad bancaria.

-DESAHUCIOS. Recibirá asesoramiento en todas y cada una de las vías existentes para llevar a cabo el desahucio por finalización de contrato de alquiler, por impago, por subarriendos, por daños causados en la propiedad, por la realización de actividades ilícitas o peligrosas en su inmueble, etc.

-RECLAMACIÓN DE IMPAGADOS Y DEUDAS. (Pincha aquí para mas información)

-REDACCIÓN Y REVISIÓN DE CONTRATOS DE TODO TIPO. En muchas ocasiones, por razones personales y por negocios, firmamos contratos. Es fundamental que los términos del mismo estén justamente negociados, redactados correctamente y revisados para asegurar que el contenido del mismo se ajuste a nuestra voluntad. Un buen contrato es aquel en el que ambas partes tienen claras cuales son sus obligaciones y derechos y se prevén, en la medida de lo posible, la mayoría de las situaciones que se pueden dar en el futuro, así como las consecuencias.

-RESPONSABILIDAD CIVILLa responsabilidad civil comprende toda clase de reclamaciones por daños ocasionados a una persona, por ejemplo: daños que   derivan de lesiones, caídas en la calle, cogida de toros en festejos populares, accidentes en parques temáticos, etc. Reclamamos ante supuestos de responsabilidad contractual y extracontractual:

  • Caídas en vía pública y establecimientos.
  • Negligencias médicas.
  • Daños y perjuicios por accidentes de tráfico.
  • Reclamaciones de seguros.
  • Accidentes de trabajo.
  • Negligencias veterinarias.
  • Incapacidades laborales.
  • Accidentes de tráfico aéreo.
  • Accidentes de tráfico marítimo.
  • Reclamación por bienes y/o servicios defectuosos.
  • Reclamación al Consorcio de Compensación de Seguros.

-TERCERÍAS DE DOMINIO Y MEJOR DERECHO. Las tercerías, sean las de dominio como las de mejor derecho, se caracterizan por ser un instrumento de protección previstas en nuestro ordenamiento jurídico y que se encuentran a disposición de terceros afectados por un proceso de ejecución en el que no son parte, permitiéndoles hacer valer sus derechos e intereses y evitar de esta manera los efectos negativos de la ejecución.

-DECLARACIÓN DE INCAPACIDAD O PRODIGALIDAD DE UNA PERSONA. Procedimiento para incapacitar a una persona que sufre una discapacidad física o psíquica que impide que se gobierne por si misma y que finaliza con el nombramiento de un tutor o curador para que permanezca bajo su cuidado, le represente y administre sus bienes.

-VICIOS OCULTOS Y DEFECTOS DE CONSTRUCCIÓNPor desgracia, son típicas las situaciones en las que una persona compra una vivienda pagando una importante cantidad de dinero y, cuando entra a vivir, se percata de que existen defectos graves, o no tan graves, pero que en cualquier caso obligan, en no pocas ocasiones, al nuevo propietario a tener que acometer una obra para repararla o a tener que soportarla.

-DERECHOS HONORÍFICOS: HONOR, INTIMIDAD Y PROPIA IMAGENEl derecho al honor protege la buena reputación de las personas amparándolas frente a expresiones que le hagan desmerecer de la condición ajena, el derecho a la intimidad se refiere al derecho que todas las personas tienen de mantener su ámbito de privacidad frente a intromisiones de terceras personas y el derecho a la propia imagen implica que nadie puede usar la imagen de otro sin su consentimiento, salvo en los casos que la ley permite.

-PROCESOS POSESORIOSAnteriormente llamados interdictos posesorios. Es un procedimiento que protege al poseedor de un bien mueble o inmueble cuando ha sido perturbado en su posesión pacífica.

-DONACIONES. La donación es un acto por el cual una persona transmite gratuitamente una cosa que le pertenece a favor de otra persona que la acepta. Solamente pueden donarse aquellos bienes que el donante tiene en el momento de hacer la donación, por tanto no se pueden donar bienes futuros, inconcretos o indeterminados. Existe otra limitación y es que el donante se tiene que reservar para él lo necesario para vivir en un estado adecuado a sus circunstancias.

Las donaciones pueden ser un vehículo muy interesante de gestión de patrimonios, efectuándose en vida del donante pero pudiendo desplegar sus efectos tanto intervivos como mortis causa.

-CONDICIONES GENERALES DE LA CONTRATACIÓN. La Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios ha sido modificada por la nueva ley 3/2014 de 27 de marzo. La nueva Ley refuerza especialmente la protección al consumidor en los contratos a distancia y celebrados fuera del establecimiento del empresario.

-INCUMPLIMIENTOS CONTRACTUALES. RESOLUCIÓN O EJECUCIÓN DE CONTRATO Y RECLAMACIÓN DE DAÑOS Y PERJUICIOSLas obligaciones que nacen de los contratos tienen fuerza de ley entre las partes contratantes, tal y como se establece en el Código Civil. Si una de las partes incurre en un incumplimiento, la otra parte tiene derecho a obligar a cumplir lo estrictamente pactado o a resolver el contrato obteniendo una indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

-PROCEDIMIENTOS DE DISOLUCIÓN DE COSA COMÚN, EXTINCIÓN DE CONDOMINIO, DIVISIÓN JUDICIAL DE PATRIMONIOS. El proindiviso es la situación existente cuando varias personas ostentan la copropiedad de una misma cosa. Salvo que haya un acuerdo entre los coproprietarios, no puede obligarse a nadie a mantenerse en la propiedad, tal y como dispone el art. 400 del Código Civil. Si no se alcanza un acuerdo entre las partes y el bien no resulta divisible, la vía judicial ejercitando la actio communi dividundu, es la alternativa con la que se conseguirá la venta del bien en pública subasta.