Derecho de Familia y Sucesiones

-SEPARACIONES O DIVORCIOS MATRIMONIALES DE MUTUO ACUERDO. En este caso usted y su ex pareja están de acuerdo en los términos en los que ha de regularse el divorcio. Es un procedimiento sencillo, redactaremos un convenio regulador que posteriormente suscribirán los cónyuges y, tras la ratificación correspondiente en el juzgado, se dictará Sentencia de divorcio que habrá de contener conforme al convenio regulador , en su caso, la guarda y custodia de los hijos menores del matrimonio, la atribución del domicilio conyugal, el régimen de comunicaciones, visitas y estancias con los hijos, pensión de alimentos, pensión compensatoria y la atribución al sostenimiento de las cargas familiares.

-DIVORCIO CONTENCIOSO. Cuando no haya sido posible llegar a un entendimiento entre los cónyuges el divorcio será contencioso. Presentaremos una demanda contenciosa solicitando, según los casos, unas medidas previas o coetáneas a la demanda, las cuales tienen por objeto que se adopten unas medidas provisionales (atribución de guarda y custodia, régimen de visitas del progenitor no custodio, pensión alimenticia y cargas familiares) que sean las que rijan hasta el día del juicio. Dichas medidas provisionales serán las que se eleven a definitivas en la vista del juicio y además se podrán incluir otros pronunciamientos ( pensiones compensatorias, atribución del vehículo, segundas residencias, etc).

-MODIFICACIÓN DE MEDIDAS. Las medidas que se contemplan en la sentencia de divorcio, a pesar de que son teóricamente definitivas, pueden ser modificadas siempre y cuando se alteren sustancialmente las circunstancias económicas o personales existentes en el momento en el que fueron adoptadas. La modificación puede ser de mutuo acuerdo o contenciosa. Si fuera de mutuo acuerdo tan solo habría que aportar un nuevo convenio para que fuera aprobado por el Juez. Si no existe acuerdo se deberá presentar una demanda en donde se motive el cambio de circunstancias. Posteriormente, se convocará a las partes a una vista y el Juez finalmente acordará si procede o no la modificación de medidas.

La Jurisprudencia exige que se den varios requisitos para que prospere una modificación de medidas:

  1. Que las nuevas circunstancias se puedan probar.
  2. Que se produzca una alteración sustancial de las circunstancias.
  3. Que se trate de hechos nuevos surgidos con posterioridad a la sentencia de divorcio.
  4. Que dicha alteración tenga cierto grado de permanencia en el tiempo y no sea una situación transitoria o coyuntural.

-LIQUIDACIÓN DEL RÉGIMEN ECONÓMICO MATRIMONIAL. Los cónyuges pueden escoger antes del matrimonio dos regímenes económicos diferentes: gananciales (que además es el que regirá por defecto a excepción de Cataluña y Baleares) y separación de bienes, sin perjuicio de las especialidades del derecho foral.

La liquidación del régimen económico matrimonial puede sustanciarse conjuntamente en el proceso de divorcio, o bien llevarse a cabo una vez se ha tenido sentencia firme en el mismo. Al igual que sucede con el divorcio, que puede ser de mutuo acuerdo o contencioso, la liquidación del régimen económico matrimonial también reviste estas dos formas, pudiendo llevarse a cabo mediante acuerdo entre los cónyuges o bien iniciar un procedimiento contencioso en el que el Juzgado designará un profesional independiente denominado contador-partidor que se encargará de determinar a quien se atribuye la titularidad de las obligaciones y bienes.

-CAPITULACIONES MATRIMONIALES. Es el contrato otorgado por los cónyuges, antes o después del matrimonio, con el fin de fijar el régimen económico matrimonial al que deben sujetarse los bienes del mismo, o de adoptar cualesquiera otra disposición por razón del matrimonio.

-DEMANDA EJECUTIVA por incumplimiento de sentencia de las medidas acordadas ya sea en un procedimiento de divorcio u otros, incumplimiento de régimen de visitas, impago de pensiones, discrepancia en el ejercicio de la patria potestad, cambios de residencia, colegio, ejecución de gastos extraordinarios, etc.

-PROCESOS DE FILIACIÓN. Se trata de procedimientos para la reclamación de filiación o la impugnación de la filiación, tanto matrimonial como no matrimonial.

-REGULACIÓN DE PAREJAS DE HECHO.

-LIQUIDACIONES DE HERENCIA EN CASO DE HERENCIA SIN TESTAMENTO. En el caso de no existir testamento, bien porque alguien haya fallecido sin haberlo hecho o este haya sido declarado nulo, la herencia se considera intestada o ab intestato. En este caso es la ley la que dice que parientes heredan y en que proporciones. Para determinar quienes tendrán derecho a la herencia será necesario hacer una declaración judicial o notarial de herederos, según los casos.

-HERENCIAS CON LEGÍTIMAS. Esto es cuando usted necesita reclamar la legítima de una herencia. En este caso se iniciará el oportuno ejercicio de la acción de petición de herencia. Los plazos de prescripción para dicha reclamación suelen variar en algunas comunidades autónomas (con derecho foral propio), aunque en derecho común el plazo suele ser de 30 años (art. 1963 CC).

-LIQUIDACIÓN Y PARTICIÓN DE HERENCIA. La partición de la herencia es el reparto de los bienes del fallecido entre los herederos en proporción a la cuota que a cada uno de ellos corresponde. La partición deberá hacerse una vez se ha acreditado con el testamento, o con la declaración de herederos, quiénes son las personas con derecho a la herencia, y todo ello una vez que dichas personas han aceptado la herencia. La herencia está integrada tanto por los bienes y derechos del difunto como por sus deudas, y éstas se transmiten a los herederos al igual que los bienes. Por tanto, en la partición deberán inventariarse y ser objeto de adjudicación también las deudas del fallecido.

-IMPUGNACIÓN DE DISPOSICIONES TESTAMENTARIASLos principales motivos por los que pueden considerarse afectadas las capacidades cognitivas y funciones mentales a efectos de impugnaciones testamentarias son:

  1. Que se deshereden parientes muy próximos y/o en fechas próximas de cuando se  emitió el testamento o último de  los testamentos, no obstante siempre se ha de analizar las circunstancias en las que se circunscribe la casuística.
  1. Que a raíz del análisis de la documentación e historia clínica del testador, se deduzcan cambios desiguales y abruptos y/o contrastes violentos con las directrices de la vida del testador.
  1. Que se hayan hecho en épocas muy próximas disposiciones testamentarias profundamente diversas. En este  caso se ha de analizar el número y la frecuencia de testamentos, la proximidad entre las fechas, etc.
  1. Que los motivos de las disposiciones planteadas por el testador parezcan irracionales, sugeridos o dictados por  motivos erróneos o inspirados por estados pasionales o emotivos, etc.
  1. Que las disposiciones testamentarias presenten peculiaridades y/o excentricidades. En estos casos se habrá de tener en cuenta diversos aspectos; hábitos de vida, estatus social, etc.