Recuperación de Impagados

La fundadora del despacho, Marta Matarredona Ríos, cuenta con más de 10 años de experiencia en recuperación de impagados, habiendo trabajado como letrada de recobros para los principales bancos y caja de ahorros del país. Por tal motivo, en Matarredona Abogados ofrecemos:

1.Reclamaciones bancarias: Igualas con empresas de recuperación de deudas, bancos o entidades financieras a fin de realizar una completa gestión extrajudicial y judicial de sus impagos. Conocemos muy bien el sector, nuestros precios son muy competitivos y nuestra experiencia abarca todos los tipos de procedimientos judiciales

2.Préstamos entre particulares: reclamación de deudas interpuestas por personas físicas contra terceros.

RECLAMACIONES BANCARIAS

Nuestra metodología en la reclamación de impagados de bancos y entidades financieras consiste en:

  1. Estudiar la documentación entregada por el cliente para determinar la viabilidad de la reclamación, así como del procedimiento judicial a seguir.
  1. Si fuera preciso, antes de iniciar la reclamación judicial, recabamos información adicional necesaria a fin de conocer la situación patrimonial del deudor.
  1. Llevamos a cabo una gestión extrajudicial con el deudor, a través de llamadas de teléfono y mediante el envío de carta certificada o burofax, para intentar el cobro del 100% de la deuda, o bien, alcanzar un acuerdo de pago que resulte viable a nuestro cliente.
  1. Cuando las negociaciones resultan fallidas iniciamos la reclamación judicial correspondiente: monitorio, verbal, ordinario, ejecución de títulos no judiciales, ejecución de títulos judiciales…, optimizando al máximo los recursos de los que disponemos y ajustando nuestros honorarios en función del volumen de expedientes a gestionar.
  1. El cliente debe de estar totalmente informado del estado en el que se encuentran sus expedientes, por lo que se pacta un sistema de comunicación semanal o mensual, facilitando las negociaciones llevadas a cabo y el estado actual del expediente.

PRÉSTAMOS ENTRE PARTICULARES

Debido a la situación económica actual la concesión de créditos en España se ha visto drásticamente reducida. Por este motivo, los préstamos entre particulares están cobrando cada vez más fuerza. En muchas ocasiones se presta dinero a familiares y amigos sin formalizar lo convenido y confiando en que nos será devuelto en los plazos acordados pero esto no sucede y es aquí cuando nos preguntamos ¿cómo podemos recuperar nuestro dinero si no firmamos nada?. Aunque nuestro derecho español permite la contratación y pactos verbales estos son muy poco recomendables. Es fundamental seguir una serie de pasos para que, llegado el momento del impago, podamos recuperar nuestro dinero:

  1. Documentar y registrar el préstamo. Esto se puede realizar acudiendo a un notario, o de forma gratuita mediante un contrato privado. Se deberá especificar; quienes son las partes implicadas (prestamista y prestatario), relación de parentesco entre ambas partes si la hay, importe prestado, plazos de devolución, cuantía de las cuotas, el interés (si lo hay), las cláusulas por impago, el fin del dinero prestado y cualesquiera otros aspectos que se quieran regularizar.

Es necesario complementar este contrato privado con la liquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales Onerosas. Una vez firmado el documento el prestatario debe acudir a Hacienda con él y un justificante bancario que confirme la recepción del dinero. La Agencia Tributaria sella estos papeles y certifica el préstamo. El trámite no conlleva ningún coste. Los préstamos entre particulares están exentos de pagar el citado impuesto.

  1. Si el préstamo se realiza sin intereses no tiene trascendencia fiscal, pero si se cobra un tipo de interés el prestamista ha de declarar éste como rendimiento de capital en su declaración de la renta. En cuanto al titular del préstamo, si el destino del dinero es para adquisición de una vivienda, tendrá derecho a desgravarse por concepto de inversión en vivienda habitual con financiación ajena, es decir, igual que si el dinero se lo hubiese prestado un banco.
  1. Cuando se presta dinero al 0,00% de interés a quien deja el dinero le suele surgir la duda si se hace un préstamo o una donación. Lo mejor es hacer un préstamo ya que la donación tiene asociado el Impuesto sobre Donaciones y Sucesiones cuyo importe dependerá del nivel de parentesco y la aplicación o finalidad de los fondos, así como de la Comunidad Autónoma y de varias ordenanzas municipales, pues se trata de un impuesto potestativo.
  1. Si el acuerdo no se registra de forma correcta es posible que Hacienda interprete que el préstamo es un regalo y obligue, por lo tanto ,a pagar el impuesto sobre Donaciones. Por esto motivo resulta imprescindible documentar el préstamo.

VENTAJAS

Cuando se formaliza correctamente el préstamo entre familiares y amigos tiene varias ventajas: bajo o cero interés e inmediatez en la obtención del dinero, y todo ello sin tener que estar días esperando la respuesta de bancos ni enviando diversos documentos. En cualquier caso siempre es recomendable acudir a esta opción cuando se esté seguro de poder devolver el dinero en los términos convenidos, de lo contrario se producirán conflictos familiares o personales difícilmente reversibles.